China planea nuevos impuestos para la economía digital

Ahora que el comercio digital representa más de un tercio de su economía, China está buscando formas de gravar de manera más efectiva a los titanes del comercio electrónico nacional como Alibaba, Tencent y Didi Chuxing.

Es un objetivo enorme y creciente para llenar las arcas del gobierno. En 2019, la economía digital de la nación generó 35,8 billones de yuanes de ingresos, lo que representa el 36% del PIB de China. La economía digital se ha expandido mucho más rápido que el resto de la economía durante la última década.

El valor agregado por la industria digital ascendió a 7,1 billones de yuanes en 2019, un 11,1% más que en 2018, mientras que otras industrias generaron 28,8 billones de yuanes de valor agregado al aplicar tecnologías digitales, incluidos los sectores de agricultura, manufactura y servicios, calculó el grupo de expertos.

Es hora de realizar un estudio general de los impuestos digitales tanto a nivel internacional como nacional, centrándose particularmente en las grandes plataformas tecnológicas y empresas con grandes bases de datos y un enorme tráfico de consumidores, según el exviceministro de Finanzas de China, Zhu Guangyao. En un foro reciente, Yao Qian, jefe de la oficina de supervisión de ciencia y tecnología de la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC), dijo que China debería considerar imponer un impuesto digital a las empresas de tecnología para permitir que los ciudadanos-usuarios compartan los beneficios de estas empresas de internet que utilizan y apoyan a diario.

Esto no es un asunto sencillo ya que la economía digital en rápida expansión ha aumentado la dificultad de la recaudación y administración de impuestos. Implicaría un reequilibrio de intereses entre diferentes sectores, lo que requiere una consideración completa de los efectos sobre la economía, la sociedad y el sistema fiscal.

Otros gobiernos están lidiando de manera similar con el problema. Más de 130 países están trabajando para negociar nuevas reglas sobre cómo gravar a los gigantes tecnológicos globales como Amazon, Facebook, Apple y Google. Las discusiones internacionales buscan principalmente abordar el problema de la erosión de la base impositiva y la transferencia de ganancias haciendo que las empresas tecnológicas multinacionales enormemente rentables que hacen negocios a través de Internet paguen impuestos donde venden sus servicios, incluso cuando no tienen una presencia física.