Bear Stearns – Qué Es, Definición Y Concepto | 2022


Bear Stearns fue un mesa de inversión estadounidense creado en 1923. Su grieta fue el preludio de la gran crisis financiera de 2008.

Adecuado a su negocio principalmente de titulización, Bear Stearns estaba muy expuesto a las hipotecas de suspensión aventura.

Es cierto que el mesa, creado en 1923, logró salir ileso de la Gran Depresión y del crack financiero de 1987, pero no pudo sobrevivir a las hipotecas subprime.

Con su grieta en marzo de 2008 se escribió el primer capítulo de una crisis financiera muy severa que estalló sólo seis meses luego, en septiembre de 2008.

El oso se dirige al desastre.

Bear Stearns era una gran entidad bancaria estadounidense, lo que la convertía en el botellín mesa de inversión más holgado de los Estados Unidos. La facturación, de hecho, creció gracias a los títulos respaldados por hipotecas. Adicionalmente, antaño de la crisis hipotecaria, el sección hipotecario de Bear Stearns ganaba más que buenos ingresos.

Los altos directivos de Bear Stearns habían hecho una gran puesta por los títulos respaldados por hipotecas. Entre los responsables se encontraban ejecutivos como Jimmy Cayne, Alan Greenberg, Warren Spector y Alan Schwart.

El objetivo de esta osadía era ganar el liderazgo bancario en este tipo de negocios.

La larga historia y reputación de Bear Stearns parecía dar al mesa una imagen de confianza y solidez. Mientras tanto, a los inversionistas se les dijo que estaban invirtiendo en fondos de inscripción calidad y bajo aventura respaldados por excelentes calificaciones de agencias privadas.

Bear Stearns continuó así con su política de títulos respaldados por activos a lo holgado de 2006 y 2007, encaminándose con destino a un tablado más que peligroso.

La primera víctima de la crisis financiera

Sin bloqueo, los primeros problemas comenzaron cuando dos fondos de cobertura de Bear Stearns dieron la señal. Estos fueron el fondo de crédito estructurado de suspensión límite de Bear Stearns y el fondo apalancado mejorado de crédito estructurado de suspensión límite de Bear Stearns.

La situación era peligroso y se decía que Bear Stearns estaba muy expuesto a hipotecas basura. En otras palabras, el valía de los activos (hipotecas para respaldar sus títulos) se había desplomado. Parecía que esos dos fondos de suspensión aventura no podrían refinanciar sus préstamos ya que la desconfianza se cernía sobre el mesa.

Mientras tanto, los bancos de inversión experimentaban importantes problemas de solvencia y no podían agenciárselas ayuda de la Reserva Federal. Los rumores perseguían a Bear Stearns. Las acciones comenzaron a perder valía cuando intentaron asistir a un acuerdo con JP Morgan, que ofrecía solo $ 2 por hecho. Finalmente, el problema se resolvió fijando el precio en 10 dólares por hecho. De esta forma, JP Morgan acabó absorbiendo a Bear Stearns.

Asimismo, la Reserva Federal igualmente acabó tomando cartas en el asunto, permitiendo que una ringlera de crédito de JP Morgan se hiciera con el control de Bear Stearns.

A pesar de la caída de Bear Stearns, se creía que la recesión terminaría, que no habría crisis financiera y que la burbuja inmobiliaria continuaría. Y es que se sintió que lo ocurrido con Bear Stearns era un caso puntual.

En este contexto, entre marzo y julio de 2008, los mercados atravesaron un breve período de crecimiento. Pero la existencia era mucho más sombría y los gigantes de la banca de inversión como Lehman Brothers estaban muy expuestos a las hipotecas de suspensión aventura, lo que desencadenó la crisis financiera de 2008 y una gran recesión.

Impacto

Bear Stearns fue el primer mesa de Wall Street en debilitar en 2008 conveniente a su inscripción exposición a las hipotecas de suspensión aventura. Su colapso sería el primer paso en el colapso de una serie de bancos de inversión fuertemente vinculados a las hipotecas basura.

A nivel procesal, Ralph Cioffi y Mathew Tannin, dos de los gestores de fondos de cobertura que provocaron la grieta de Bear Stearns, fueron juzgados en 2009. Se cree que sus operaciones especulativas han causado pérdidas a los inversores de entre 1.400 y 1.600 millones de euros. Finalmente, la conciencia dictaminó que entreambos directores eran inocentes.



Source link

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com