Legalización – Qué es, definición y concepto | 2022


La licitud, en relación con el poder político, puede definirse como la vigencia vivo de un poder y de las acciones que determina. Si admisiblemente la licitud puede provenir de varias fuentes, generalmente son los ciudadanos quienes la otorgan.

En otras palabras, la licitud es la validez o respaldo vivo que tiene un poder para desempeñar la fuerza.

La licitud es un concepto difícil e incluso confuso. Es una cualidad de poco, una característica, normalmente aplicada al poder político, aunque puede decirse de otras cosas, como una sentencia jurídico, o la argumento o intrepidez de algún sobre poco.

Suele escucharse en política, debates y mítines, pero ¿qué es verdaderamente la licitud? Bueno, entraremos en detalles en este artículo.

Diferencias entre licitud y rectitud

Aunque a veces se usan indistintamente, en efectividad no lo son. Poco puede ser justo pero totalmente ilegítimo y al contrario. Decimos rectitud de poco que es justo, que la ley lo ampara, entonces es un concepto muy hacedero de observar. Ahora admisiblemente, para que ese poco sea auténtico, tiene que satisfacer algún otro requisito. Por ejemplo, que sea ética y moralmente aceptable.

Aquí es donde todavía entra en grupo el concepto de soberanía doméstico. Esto sucede cuando se entrega el poder de un circunscripción a los ciudadanos, quienes eligen a sus representantes, quienes tienen la tarea de regentar según la voluntad del pueblo. Por lo tanto, el poder político que emana de las democracias es auténtico, ya que es rigurosamente predilecto por los ciudadanos. Adicionalmente, esta escuela será justo, según lo dicten las leyes.

En cuanto a la licitud de las acciones del poder político interiormente de una democracia, todavía hay debate. Por un banda, habrá ciudadanos que, en saco a este principio, vean legítimas todas las acciones del poder político. Pero, por otro banda, hay personas que no aceptan esta afirmación.

De hecho, muchas de las acciones perpetradas por los sistemas democráticos se consideran ilegítimas incluso si son legales. Por ejemplo, el uso desproporcionado de la fuerza policial, un aumento muy pronunciado de los impuestos, algunos casos de desposeimiento forzosa o la aprobación de una ley sin apoyo popular.

En el caso de regímenes no democráticos, la licitud es difícil de encontrar. Si es un régimen opresor donde los ciudadanos no están de acuerdo con ese gobernador, el poder es ilegítimo. Aunque puede acontecer algunos casos donde los regímenes dictatoriales están legitimados, es opinar, cuentan con apoyo popular.

Tipos

Max Weber, considerado uno de los padres de la sociología moderna, se ha consagrado en su obra Hacienda y sociedad Tipos de certificación según su origen. Para el autor, la licitud se refería a la dominación, definiéndola como la probabilidad de que un determinado comunidad obedezca cierto tipo de mandatos. Estos tres tipos son:

  • Legalidad justo o racional: Quien ejerce el poder ha sido predilecto por los ciudadanos, se sustenta en la ley. Por consiguiente, la autoridad ejercida por tal persona es enteramente legítima y los ciudadanos están obligados a respetarla. Es característico de los sistemas democráticos.
  • licitud tradicional: La autoridad que ejerce el poder está legitimada en la tradición que siempre lo ha sido. El poder se hereda y, como ha sido la forma de gobierno año tras año, se entiende que debe seguir siéndolo. Es propio de antiguas tribus y monarquías.
  • Legalidad carismática: Bajo este tipo, el poder ha sido otorgado al soberano por características personales que van más allá de la racionalidad. El líder tiene atributos que llaman y atraen a las personas. El carácter, la apariencia, el liderazgo y la personalidad son características que atraen a otras personas. Es propio de las dictaduras, en particular del totalitarismo.



Source link

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com