4 novedades a saber sobre el impuesto de sociedades a partir de julio


En el impuesto de sociedades, todas las personas jurídicas declaran los ingresos y gastos fiscalmente deducibles que tuvo una sociedad mercantil durante el ejercicio 2021. Su fecha de presentación es del 1 de julio al 25 de julio de 2022 (en algunas Comunidades Autónomas al 26 por vacaciones).

El impuesto también incorpora algunas novedades que debes conocer. Para ello, Nomo lanza una guía práctica para pymes en la que se recogen las principales novedades. Entre los cambios más notables se encuentran:

1) Cambio en las tasas impositivas 

Tributación mínima sobre la base imponible cae del 25% al ​​15% en las grandes empresas que facturen al menos 20 millones de euros y en sociedades que tributen en régimen de consolidación fiscal, como las cooperativas, cualquiera que sea su renta. La medida pretende corregir la desigualdad que existe con este impuesto entre los países de la UE.

Por otra parte, denuncian la reducción de la tasa impositiva para contratistas que se fija en un tipo impositivo mínimo 10% (en lugar de 15%) a entidades de nueva creación con el objetivo de fomentar el emprendimiento. La tasa del 10% también se aplica a las entidades sin fines de lucro y de patrocinio. En este punto, sin embargo, debe recordarse que lo que se llama La ley de startups aún está pendiente de aprobación final en el Congreso

También establece un reducción del tipo impositivo para bancos, entidades de crédito y empresas dedicadas a los hidrocarburos al 15% en lugar del anterior 18% para bancos, instituciones de crédito y empresas dedicadas a los hidrocarburos.

2) Regla especial para cooperativas

Las cooperativas no podrán obtener una regalía neta inferior al resultado de la aplicación del 60% a la regalía íntegra.

3) Regla especial para la zona de Canarias

Se aplicará el tipo de gravamen del 15% sobre la base imponible positiva, sin tener en cuenta la parte correspondiente a las operaciones realizadas en el ámbito geográfico de las Islas, que tributan al 4% con régimen especial.

4) Declaración de criptomoneda

Teniendo en cuenta que en España cada vez son más las empresas que permiten operar con criptomonedas, la guía de Nomo incluye una serie de factores a tener en cuenta en la declaración de las criptomonedas y cómo tributan en el Impuesto sobre Sociedades:

Declaración de Beneficios. Las empresas que adquieran criptomonedas no tienen que declararlas, pero sí deben declarar las ganancias generadas al operar con ellas, ya sea por venta o por canje.

registro en contabilidad. La compra y venta de criptomonedas debe registrarse en las cuentas de la empresa.

Tipo de gravamen del 25% en el Impuesto sobre Sociedades. Las ganancias obtenidas por transacciones con criptomonedas tributarán al 25% en el impuesto de sociedades, dependiendo de la diferencia entre el costo de la criptomoneda en el momento de la compra y la ganancia de la venta. Puede agregar 10% de depreciación por pérdida de valor.

Posibles sanciones. No reportar criptomonedas, según Nomo, puede resultar en una sanción de hasta 5.000€sobre la base de la cantidad no declarada.

Si estás interesado, puedes consultar el contenido de la guía práctica ‘La fiscalidad de las empresas 2022: nueva e imprescindible para las pymes’ de Nomo en este enlace