6 técnicas para ganar siempre una discusión en el trabajo


ganar una discusión en cualquier campo, es algo importante para el ser humano. El diálogo y el debate forman parte de la idiosincrasia de nuestras sociedades democráticas, que generalmente están lideradas por los políticos que mejor convencen a los votantes. También en el mundo empresarial, donde ganar una discusión puede servir para decidir entre varios proyectos o para obtener un mejor acuerdo con proveedores o clientes.

Consciente de la importancia de esto, el filósofo alemán Arturo Schopenhauer escribió en 1831 ‘El arte de tener razón’, una lista de 38 consejos y trucos para ganar siempre una discusión. Lo curioso es que muchas de sus lecciones aún se aplican hoy, casi 200 años después, y pueden servirle bien si se enfrenta a un debate dialéctico en el trabajo.

ÍndiceLas 6 técnicas de Schopenahuer para ganar siempre una discusión. Insistir en el enfado del adversario No hay buena fe Expresar argumentos por separado Mirar la realidad del otro Buscar el enfado del interlocutor Anticiparse al adversario Negociar, momento en el que conviene aplicar las reglas de Schopenhauer

Por eso, hemos seleccionado seis de las técnicas nombradas por Schopenhauer para ganar una discusión cada vez que te propongas. Depende de usted aplicarlos para llevar su capacidad argumentativa a otro nivel.

6 técnicas de Schopenahuer para ganar siempre una discusión.

Insistir en la ira del adversario

“Si, ante una discusión, el adversario se enfada, hay que acosarlo con insistencia: no sólo se ha enfadado porque es bueno, sino porque hay que suponer que ha tocado el punto débil de su razonamiento y es probable que al este punto lo podemos atacar más de lo que vemos en este momento”, dice Schopenhauer.

no hay buena fe

El segundo punto más importante cuando se trata de ganar una discusión es tener en cuenta que, durante un debate dialéctico, la buena fe tiende a pasar a un segundo plano. Para el filósofo, la naturaleza humana está marcada por la sumisión a la voluntad y al deseo, por lo que los individuos utilizan todas las técnicas a su alcance para salir victoriosos de una discusión. Incluso se permite el uso de falacias lógicas que proporcionen una victoria aparente.

Expresar los argumentos por separado.

Según Schopenhauer, expresar los argumentos por separado en lugar de en una cadena es otro punto clave cuando se trata de ganar una discusión. Esta estrategia podría salvarte de quedar a merced de posibles tácticas sucias por parte de tu oponente, y te permitirá eliminar y agregar argumentos según el rumbo de la conversación.

Mirar la realidad del otro

Otro punto interesante en el trabajo de Schopenhauer para ganar una discusión es la posibilidad de mirar la realidad del oponente. Es decir, usar premisas falsas o supuestas para expresar un argumento real inmediatamente después. Esta técnica está inspirada en el trabajo de otro filósofo histórico, Aristóteles, quien escribió sobre este tema hace miles de años.

Busca el enfado del interlocutor

Aunque pueda parecer una mala pasada, buscar el enfado del oponente puede ser una táctica interesante para ganar una discusión, o incluso confundirlo. Para conseguirlo, el filósofo alemán ofrece varias técnicas, como afirmar que el rival está de acuerdo contigo, aunque lo haya hecho solo parcialmente, desviar sus argumentos según tu punto de vista o acosarlo con muestras de enfado.

Anticiparse al oponente

Las técnicas de Schopenhauer para ganar una discusión son bidireccionales. Los oponentes también los usarán a menudo, por lo que conocerlos es fundamental para poder anticiparse y no entrar en un bucle que puede hacerte perder la polémica.

Negociaciones, uno de los momentos en los que conviene aplicar las reglas de Schopenhauer

En el entorno empresarial, las negociaciones son los momentos en los que los trucos de Schopenhauer pueden resultar más útiles para ganar una discusión. Ya sea con proveedores, clientes, trabajadores… O candidatos. En este contexto, el caso más viral de los últimos meses tiene como protagonistas al Real Madrid y al futbolista Kylian Mbappé.

La estrella francesa del momento ha renovado su contrato con el Paris Saint Germain hasta 2025. Una noticia que pasaría más desapercibida si no fuera porque, hasta unas horas antes, parecía tener un acuerdo cerrado con el Real Madrid. incorporarse al club la próxima temporada.

Sin duda, este es un gran ejemplo de cómo se debe abordar una negociación -en el caso de Mbappé- y de algunos errores a evitar, en este ejemplo del Real Madrid. En este otro artículo de EMPRENDEDORES, repasamos algunos de ellos.