BLNZ: la marca que lleva el deporte a la calle, pero de forma ordenada


la misión de Balance Digitalización del Deporte (BLNZ) fue proporcionar la capa de negocio digital que necesitaba Cubofit. Cubofit apareció hace unos años en España con un nuevo concepto de gimnasio que utiliza envases reciclados o de nueva fabricación y los convierte en un gimnasio portátil con equipamiento suficiente para practicar deportes al aire libre.

Muchos los conoceréis porque estos pequeños gimnasios modulares ya están desplegados en muchos lugares de las principales ciudades de España. Se pueden ver en playas, en parques públicos, en algunos campus universitarios e incluso en una concurrida plaza peatonal dada su perfecta integración en entornos urbanos.

La mayoría de los 50 cubos que ya están repartidos por el territorio nacional funcionan como un servicio que ofrecen las administraciones locales a los habitantes y visitantes para que puedan practicar deportes al aire libre a su conveniencia.

Sin embargo, la empresa Balance Digitalización del Deporte (BLNZ), empresa especializada en la transformación de la gestión deportiva, pretende ahora ampliar esta oportunidad de negocio abriéndola a la participación de inversores y emprendedores.

Para ello, han incorporado la capa de tecnología necesaria a los modelos tradicionales de CuboFit para que cualquier persona pueda operar en este sector del deporte sin tener experiencia o conocimientos específicos. “Con la digitalización queríamos separar el rol de dueño de la sala del de monitor ya que, en este caso, estamos hablando de deporte supervisado. Bien que les deux profils puissent coïncider chez la même personne, un investisseur privé peut gérer à distance un ou plusieurs cubes en embauchant les moniteurs appropriés, ainsi qu’un entraîneur sportif professionnel intéressé à monter sa propre salle de sport », explique-t- Él. Ignacio IglesiasCEO de BLNZ.

Para hacer esto posible, diseñaron un modelo de gimnasio ‘llave en mano’ donde, además del contenedor con el material deportivo necesario, se embalan los seguros pertinentes para su funcionamiento y la capa de servicios digitales que facilitan su gestión. Grâce à la numérisation et à l’automatisation, les propriétaires de salles de sport peuvent contrôler l’activité commerciale, le nombre d’utilisateurs, les heures de plus grande demande ou de revenus, parmi de nombreux autres facteurs, en temps réel et de en cualquier lugar.

Los usuarios, por su parte, pueden realizar una reserva previa online, realizar el pago por el mismo canal, informarse de las actividades programadas en grupo o aprovechar una app con diferentes entrenamientos.

La versatilidad y flexibilidad de la empresa

Hablamos de gimnasios modulares y Pueden ser tanto fijos como transportables.puede así adaptar su ubicación itinerante a la demanda estacional. Su tamaño varía entre 10 y 20 pies y en su interior se encuentra el material deportivo necesario para la práctica de múltiples deportes y disciplinas gimnásticas al aire libre de la mano de un experto instructor. Además, es común ofrecer entrenamiento funcional que se adaptan a las condiciones de los diferentes grupos.

“El desafío, para nosotros, es lograr que no se quede para deportes de nicho. Queremos que todo el mundo lo disfrute, que la gente abandone el sedentarismo y practique deportes al aire libre de forma divertida., pero guiada por profesionales, y muy vivencial. Para conseguirlo jugamos con diferentes elementos como la música, el clima, el entorno o la socialización”, explica Iglesias.

Evidentemente, lo que no encontrarán los usuarios de este modelo de gimnasios son las comodidades de otras propuestas más caras. “Hacerlo accesible a todos hemos eliminado servicios que no son imprescindibles. Aquí no encontrarás duchas ni vestuarios ni aire acondicionado ni sala de recepción. Dejamos solo el material de trabajo necesario y lo integramos en un soporte relativamente económico, que es un contenedor. Es un modelo más acorde con la filosofía low cost”, Continúa Iglesias.

Una propuesta sostenible

Además de representar una solución empaquetada completa, otros valores distinguen la propuesta de BLNZ. Uno de los más importantes es la durabilidad. Los gimnasios son parte del concepto de economía circular, ya que algunos envases son reciclados y utilizan materiales ecológicos. Otros son de nueva construcción.

Igualmente, la instalación es autosuficiente energéticamente gracias a la instalación de un panel fotovoltaico colocado en el techo y que va acompañado de una batería que acumula la energía sobrante para poder utilizarla los días sin sol.

la oportunidad de negocio con BLNZ

El concepto de gimnasio descrito es uno que BLNZ ahora pretende expandir a nivel nacional como parte del sistema de franquicias. Hablamos de una tendencia de mercado y negocio en la que, por ahora, los principales clientes son las empresas locales, aunque sus beneficiarios finales son los ciudadanos. “Es un modelo de colaboración público-privada donde tColaboramos con los ayuntamientos para la organización de deportes al aire libredice Iglesias.

Por tanto, el primer trámite que deben realizar los interesados ​​en franquiciar es la obtención de la licencia municipal para la ocupación de espacio público. Para aquellos que no estén familiarizados con la administración, BLNZ se encarga de estas negociaciones y también proporciona el seguro adecuado.

Evidentemente, los procedimientos administrativos no requieren la intervención de las administraciones cuando se trata de una empresa o de un particular que desea adquirir el cubo para disfrute de sus trabajadores o propio y dispone de terreno propio.

Gran parte de los “cubos” que hoy funcionan pertenecen a los ayuntamientos como servicio público. Los franquiciados entran cuando un ayuntamiento accede a la instalación y cede la explotación del gimnasio a un tercero, donde un inversor es tan valioso como un entrenador o monitor profesional al que, desde BLNZ, se quiere empoderar.

En este caso, BLNZ ofrece la posibilidad de alquilar con el fin de facilitar la adquisición del Cubo cuyo coste es 30.500 €, para los 10 pies, y 35.000€, en caso de optar por los 20 pies. Al margen de esta adquisición, la franquicia ha introducido un bono cero para quienes se incorporen a la modelo antes de que finalice el presente año. Esto implica que no pagarán canon de entrada ni royalties, aunque pagarán los costes asociados al resto de servicios, incluidos los digitales.

“Además de la instalación, el franquiciado contrata un seguro de responsabilidad civil, otro continente y contenido y un monitor de terceros. Eso, sin olvidar la tecnología que permite gestionar el negocio a distancia, aunque estamos hablando de un modelo deportivo enmarcado”, prosigue Iglesias.

La empresa ofrece, en paralelo, encargados de los monitores “para que todo el personal que está en el Cubo esté cualificado”. También han firmado convenios con cátedras y universidades para desarrollar programas formativos y deportivos ad hoc, uno de ellos centrado en las personas mayores.

BLNZ comenzó la franquicia hace relativamente poco tiempo. Participaron en la última edición de Exprofranquicia con el objetivo de mostrar el producto y ver el interés que ha generado. El resultado, según Iglesias, fue muy satisfactorio dado que recibieron “muchos pedidos sin mover publicidad alguna”.

Asegura, sin embargo, que para franquiciar la empresa buscan candidatos que entiendan muy bien el modelo. “Lo que queremos es acercar a la gente al deporte practicándolo en la vía pública y dando respuesta a una demanda que indica que los españoles, cada vez más, deciden sus destinos de vacaciones pensando en la posibilidad de hacer ejercicio”, concluye.