Cómo Evitar Litigios al Entregar un Negocio – Ideas y Plan


Como propietario de una pequeña empresa, es probable que su negocio represente una parte importante de su valía neto. Por eso es importante no dejar que una demanda lo perjudique cuando llegue el momento de convertir sus primaveras de arduo trabajo en efectivo.

La traspaso de una empresa implica cantidades significativas de plata y una variedad de cuestiones, incluidas garantías y representaciones, divulgaciones y obligaciones contractuales. En consecuencia, hay muchas vías de riña. El riña no solo es muy incómodo y perjudicial para su estilo de vida, sino que además es muy, muy costoso, incluso si apetencia.

Consejos para disminuir los litigios a la hora de entregar tu negocio

Pero por otra parte de desear, esperar y rezar, ¿qué puede hacer el propietario de una pequeña empresa? En puesto de quejarte, intenta poco más constructivo. Aquí hay ocho estrategias a seguir al entregar su negocio para minimizar los litigios.

1. La honestidad es el mejor seguro.

Di la verdad sobre tu negocio. No intente ocultar problemas o problemas no resueltos que, de no ser revelados, podrían ser la saco de futuros litigios. Tenga la seguridad de que el costo de la divulgación en una transacción es muy pequeño en comparación con el costo de un proceso de no divulgación.

2. Desarrollar una revisión comercial confidencial.

Este es un documento completo y de entrada calidad que describe su negocio y sus historial. Divulgar en este documento cualquier aspecto agorero asociado con el trato. La divulgación no solo reduce el aventura de riña, sino que además aumenta su credibilidad con los compradores potenciales y le ahorra tiempo eliminando a aquellos que no están dispuestos a aceptar las realidades de su negocio.

3. Informar con precisión los resultados financieros históricos.

Haga esto de una modo que demuestre el poder adquisitivo de su negocio. Idealmente, esta información se presenta en un formato de recapitulación que refleja sus gastos discrecionales y otros gastos para mostrar el EBITDA (ganancias antaño de intereses, impuestos, depreciación y amortización).

4. Solicite a su comprador que lleve a lado la debida diligencia completa.

La diligencia debida es el proceso mediante el cual un comprador lleva a lado una investigación independiente sobre la información que ha proporcionado sobre su negocio. Los materiales escritos de diligencia debida deben incluirse en los documentos legales finales para minimizar los riesgos de riña.

5. Reúna un equipo de profesionales experimentados.

Su contador y abogado desempeñarán un papel esencia y su experiencia reducirá los riesgos de riña. Asimismo puede beneficiarse de la audiencia de un intermediario experimentado, un corredor o una firma de fusiones y adquisiciones que se especialice en la traspaso de empresas privadas. Sin requisa, antaño de contratar a un corredor, asegúrese de que no cobre tarifas por avanzado y que tenga un historial sin procesos.

6. Asegúrese de que los documentos finales sean minuciosos y completos.

Estos documentos no solo deben contener el habla legítimo apropiado, sino que además deben anticipar y atracar los posibles desacuerdos que puedan surgir luego del obturación: desacuerdos sobre cuestiones como el valía y la condición del equipo o de los activos, el cobro de deudas y más. Estos problemas se abordan fácilmente durante la grado de cortejo con un comprador, pero pueden causar problemas importantes una vez que se cierra el trato y termina la grado de retrato de miel.

7. Precaución con los contratos de trabajo, transitorios y de consultoría.

Al celebrar contratos a dadivoso plazo con su comprador, asegúrese de que los términos se alineen completamente con sus planes de compensación. De lo contrario, corre el aventura de no poder o no querer cumplir con sus obligaciones, lo que puede dar puesto a un riña.

8. Suministrar la confidencialidad durante todo el proceso de traspaso.

Si admisiblemente la confidencialidad no lo protege directamente de los litigios, ayuda a minimizar el aventura de perder empleados, clientes y proveedores valiosos en el proceso. Una de las mejores maneras de evitar litigios es apoyar el éxito de su comprador, ya que este éxito reduce en gran medida la saco para cualquier exigencia por daños y perjuicios.

El objetivo es una transición exitosa y sin preocupaciones. Tómese el tiempo para investigar y utilizar las muchas posibilidades para minimizar los riesgos de su proceso y beneficiarse de ellos más delante.



Source link