¿Dejarías tu trabajo para siempre si pudieras permitírtelo?


¿Dejarías tu trabajo para siempre si pudieras permitírtelo? Esta es una de las grandes preguntas relacionadas con el mundo laboral, donde las respuestas son tan variadas como interesantes. El debate sobre este tema ha sido revivido gracias a André FormicaDirector ejecutivo de una gran administradora de fondos de inversión, que anunció su retiro después de asegurarse suficiente colchón de dinero para vivir sin preocupaciones por el resto de su vida.

Educado en la London School of Economics, Formica es el CEO de Júpiterun administrador de activos valorado en más de $ 67 mil millones que tiene su sede en Londres. El gerente de 51 años anunció que dejaría su trabajo el 1 de octubre para regresar a su Australia natal para, literalmente, «tirarme a la playa y no hacer nada».

Para algunos, la decisión del presidente ejecutivo es una prueba de que el trabajo es solo un mecanismo para vivir una vida cómoda y sin ataduras financieras lo antes posible. Para otros, es una opción aburrida, ya que el gerente podría dedicar su tiempo a montar un proyecto que le ilusionara y le ocupara. Sin embargo, lo que parece claro es que cada vez más empleados anteponen su bienestar personal al propio trabajo.

El diseño del trabajo está cambiando tras la pandemia

Esta tendencia puede ilustrarse perfectamente con el proceso conocido como “La Gran Renuncia”, un fenómeno que afecta al mercado laboral de Estados Unidos y que se ha convertido en uno de los grandes problemas del país tras la pandemia.

Este es el nombre que recibe el fenómeno por el cual varios millones de trabajadores estadounidensesdecidió renunciar voluntariamente. Solo en noviembre pasado, 4,5 millones de empleados renunciaron, un hito histórico que podría anticipar graves consecuencias.

Uno de los factores clave de la Gran Renuncia es la alta inflación que ha vivido Estados Unidos en los últimos meses, un problema común a la mayoría de las economías occidentales tras el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania. Agregando este hecho a la malas condiciones de trabajo en algunos sectoreslos empleados optaron por renunciar a sus puestos de trabajo en busca de mejores condiciones en otras empresas.

Así, las grandes economías capitalistas atraviesan una grave crisis de talento, lo que ha dado lugar a una guerra legislativa sin cuartel entre gobiernos para atraer empleados extranjeros para cubrir los puestos disponibles en los más variados sectores.

Economía YOLO: la nueva tendencia entre los trabajadores mejor pagados

Aunque con algunos matices, el caso de Andrew Formica también sirve para ilustrar otro fenómeno precursor entre los ejecutivos mejor pagados: la llamada “economía YOLO”, que en resumen significa “solo se vive una vez”.

El concepto YOLO salió a la luz tras un reportaje del New York Times en el que se cuentan varias historias de profesionales estadounidenses, especialmente dedicados a la consultoría o al derecho, que han decididorenunciar a sus trabajos en las mejores empresas para poder disfrutar de sus vidasaunque cobran mucho menos en sus nuevos puestos.

Así, la economía de YOLO se suma a otras tendencias como el salto de empleo, que los jóvenes trabajadores están aprovechando para disfrutar de un tiempo de ocio de calidad mientras se desarrollan como profesionales. En este caso, suelen tenercambiar de trabajo cada dos añosen busca de mejores salarios y sobre todo mejores condiciones laborales que les permitan conciliar la vida personal y familiar.