El ‘viejo empresario’ que creó un vehículo increíble para carteros, barrenderos y mamás atrevidas


Los fundadores de Mooevo son Ignacio Estela (CEO) y Pablo Carrasco, con otros tres socios. Se presentan como ‘viejos emprendedores’ porque jóvenes, para el ambiente estatapero, no lo son, pero tampoco les falta vitalidad, que han recorrido constantemente los pasillos de la Cumbre Sur a bordo de su plataforma que sirve para empujar carretas con cargas. sin esfuerzo

Los primeros que tuvieron la oportunidad de poner a prueba el ingenio fueron los aseos hospitalarios habilitados en Ifema a raíz de la pandemia. Tenían el desarrollo ya hecho, patentado y más de 30 unidades fabricadas para lanzar ya al mercado, las mismas que le dieron al centro hospitalario improvisado para evitar que los sanitarios anden en el traslado de pacientes o jaulas con equipos de logística.

Están encantados de haber podido aportar algo para paliar los efectos de la pandemia porque lo que sustenta la idea de Mooevo es una intención solidaria desde el principio. “La idea nació a raíz de una conversación con un amigo, padre de un hijo con movilidad muy reducida y al que le costaba, por una operación de cadera, sacarlo andando con la silla”, cuentan.

Fue entonces cuando Estellés, ingeniero de formación y con una larga trayectoria como inventor de soluciones innovadoras en el segmento de la bicicleta y con más de 70 patentes, junto a Cueto, del mundo multinacional, empezaron a pensar en buscar una solución. Lo que han desarrollado es un vehículo eléctrico alternativo que, conectado a cualquier coche, sirve para impulsar su avance sin esfuerzo por parte de quien lo empuja, utilizando en ocasiones un kit adaptador hoverboard (mesa de dos ruedas) al coche.

Movilidad urbana y solución de última milla

«C’est valable pour transporter n’importe quel véhicule à roues, d’une chaise à un chariot postal, un chariot à ordures ou un chariot à bébé pour les mamans, même s’il faut être un peu audacieux», déclarent- ellos. Madres atrevidas, entre ellas Rocío Monasterio, asistente de VOX que, de paso, no dudó en subir al escenario.

Otra de las ventajas del sistema Mooevo es que además de poder circular por determinadas carreteras, ofrece la posibilidad de plegarlo y moverlo a mano en situaciones de conducción difíciles. “La solución apunta también al último kilómetro -continúan- donde hay una importante necesidad de distribución en zonas peatonales. Soporta carros de hasta 200 kilos, más que cualquier cartero. También es una herramienta muy útil para los barrenderos que muchas veces tienen que viajar kilómetros para recuperar y devolver las herramientas al trabajo. Les damos a todos una herramienta para llevar más peso, más volumen, más distancia y con menos esfuerzo”.

Mooevo es una de las startups que formó parte de la tercera edición de su aceleradora Reto Lehnica de Correos. Quizá sea por ello que la entidad ya ha adquirido 25 unidades para probar su funcionamiento en 12 ciudades españolas. El precio por vehículo en el mercado ronda los 2.000 euros.

La empresa ya ha abierto varias rondas de financiación, incluida una con Fellow Funders para acelerar su crecimiento. “Seguimos siendo una empresa pequeña, con un equipo de 9 personas, pero nuestra vocación es internacional”, concluyen.