Estas franquicias se pueden establecer prácticamente en cualquier lugar.


Su versatilidad y flexibilidad permiten que estos canales lleguen prácticamente a cualquier rincón del territorio, aportándoles un enorme valor añadido, aprovechando al máximo las posibilidades de su modelo de negocio. Sus ejemplos nos ayudan, al mismo tiempo, a descubrir nuevas tendencias en cuanto a formatos de negocio y ubicaciones.

FRANQUICIAS EROSKI

Esta cadena de supermercados llega a innumerables ubicaciones ya una base de clientes muy amplia, gracias a la versatilidad de sus formatos Eroski City y Eroski Rapid. El primero es un supermercado de conveniencia en zona urbana, mientras que el segundo es un modelo de conveniencia muy flexible “con el que se da un paso más hacia la ultra proximidad y se adapta a diferentes localizaciones”. En ambos casos, el franquiciado gestiona su actividad con tecnología propia, ayuda en el pedido y facturación desmaterializada.

En cuanto a las localizaciones, la marca puede implantarse en zonas urbanas, estaciones de servicio, dentro de universidades, estaciones de tren, aeropuertos, playas, zonas turísticas…

EN EL CAMPO

“Practicamos un comercio responsable y trabajamos para asegurar una oferta siempre cambiante, los precios más bajos, los mejores productos frescos y un amplio surtido de marcas propias y grandes marcas”. Así se resumen los vectores estratégicos del concepto, presentes en sus tres modelos de franquicia: Mi Alcampo (supermercado urbano ultralocal, entre 3.000 y 10.000 referencias), Alcampo Supermercado (supermercado urbano con más de 10.000 referencias), Alcampo (hipermercado en la periferia de localidades con el máximo surtido, servicio de parking y, en ocasiones, gasolinera).

Desde allí, la cadena puede operar en zonas urbanas, entornos rurales, centros comerciales y zonas de tránsito, entre otros.

MIDAS

Especialista en el mantenimiento integral del automóvil, la cadena se adapta a los nuevos retos del sector de la automoción en la era de la transformación digital y la movilidad eficiente, según asegura la central. “Nos posicionamos como uno de los actores clave de la movilidad urbana, situando al cliente en el centro de la estrategia, apostando por la innovación, la sostenibilidad y los servicios orientados a mejorar la experiencia del usuario. Un enfoque que responde a la misión de cuidar a cada conductor de forma sostenible”.

Una de sus claves es la versatilidad de un concepto que puede implementarse en zonas residenciales, centros comerciales, gasolineras, parques medianos y áreas industriales.

LLAO LLAO

La cadena de helados de yogur es una de las más activas en la exploración de lugares únicos. En este sentido, la marca ha firmado un acuerdo con Primark que incluye la instalación de food trucks en el interior de sus tiendas, que se ha cristalizado en las aperturas en el interior de las tiendas Primark en La Cañada Shopping, Fan Mallorca Shopping y CC Nevada. “A partir de ahí, nos convertimos en la primera marca de restaurante en ofrecer esta experiencia dentro de las propias tiendas a nivel nacional”, señalan desde la sede de la franquicia.

En línea con la estrategia descrita, Llaollao mantiene alianzas con El Corte Inglés (hoy tiene abiertos food trucks a la entrada de cuatro centros del país) y con Parques Reunidos (el acuerdo se materializó, en una primera fase, en las inauguraciones de Parque Warner, Parque de atracciones y acuario del Zoo de Madrid).

LINO FRESCO

En el corazón mismo de su modelo de negocio está llegar a una amplia gama de ubicaciones. En este sentido, la cadena de lavanderías autoservicio ha diseñado tres formatos de franquicia:

Fresh Urban: Son lavanderías instaladas en planta baja, en lugares estratégicos Fresh Box: Innovador modelo de negocio que consiste en lavanderías transportables de 24 metros cuadrados, diseñadas para dar servicio a áreas como gasolineras, centros comerciales o estaciones de esquí. : cadena de lavanderías para mascotas.