Los riesgos de depender de un único cliente: el caso de Siro y Mercadona


Depende de un gran cliente puede ser un negocio muy rentable, aunque se suele asociar a riesgos igualmente importantes. Prueba de ello es el caso de Cereales Syro Foodsantiguo proveedor de galletas, pasta, cereales y bollería de Mercadona, que atraviesa un momento muy complicado tras la empresa juan roig cambiar los términos de su larga relación.

La relación de exclusividad entre Mercadona y Siro comenzó en 1998 y se prolongó hasta 2018. 20 años de relación comercial, en los que el fabricante palentino fue el único proveedor de galletas, pasta, cereales y bollería de marca blanca de Mercadona. Hace apenas cuatro años, la empresa dirigida por Juan Roig cambió su política de abastecimiento introduciendo la competencia, lo que puso a Cerealto Siro Foods en una situación muy delicada.

“El grupo empezó a perder referencias frente a otros competidores, principalmente porque los precios son más altos porque tiene un coste de producción superior al resto de empresas del sector”, explican desde Siro en un documento que resume la grave situación que ha vivido enfrentado en los últimos años.

El impacto en las cuentas de Siro tras el cambio de política de Mercadona

Las cifras de facturación de Siro tras el cambio en la política de proveedores de Mercadona hablan por sí solas y muestran el importante impacto que la dependencia de un único cliente puede tener en la viabilidad de un negocio. Desde 2018, sus ventas en la compañía de Juan Roig pasaron de rondar los 435 millones de euros a los 170 millones con los que cerraron 2021.

Todo ello generó en la compañía unas pérdidas acumuladas de 85 millones de euros a cierre de 2021, y una deuda de casi 300 millones. Unas cuentas nefastas para el proveedor de Mercadona, que ha puesto en peligro el futuro de los 1.700 empleados que trabajan en sus fábricas.

Hace unas semanas, dos grandes fondos de inversión ofrecieron 180 millones de euros para comprar el 75% de la compañía. Una oferta inicialmente rechazada, pero que se saldó con un acuerdo entre los trabajadores, que se rebajarán un 2,8% el salario, el consejo de administración y los inversores.

Como se explica alfredo alonso, presidente del comité de empresa de Cerealto Siro Foods, en El Periódico de España, el principal fracaso de la empresa se produjo cuando la empresa de Juan Roig cambió su política de abastecimiento. “Queríamos crecer como cliente de Mercadona siguiendo sus pautas y una vez que Mercadona se abrió a otros clientes, produjimos productos con menor margen de beneficio y cantidad”.

El modelo de “proveedor total” que ha hecho triunfar a Mercadona

Tal y como se explicó en el informe anual de Mercadona de 2021, del año pasado”más de 3.000 proveedores de productos y más de 13.000 proveedores no comerciales y el servicio han contribuido al crecimiento continuado del proyecto Mercadona, gracias a un modelo de negocio que fomenta la estabilidad, la seguridad en las compras y la especialización.

La compañía presidida por Juan Roig cambió su política interna en 2019, implantando el modelo de “proveedor total”. La transformación ha facilitado la apertura a un mayor número de interproveedores, atentos a la especialización y regidos por un criterio que busca “el mejor fabricante de cada producto” para llenar los lineales “con artículos de alta calidad a un precio imbatible”. Así, abandonó el modelo de contrato de exclusividad con más de un centenar de empresas, entre ellas Cerealto Siro Foods.

Apuntar a la excelencia, contar con certificación ambiental en sus instalaciones o respetar sus políticas de bienestar animal Estos son algunos de los requisitos que Mercadona impone a sus proveedores antes de trabajar con ellos. Puedes consultarlos todos en este artículo de EMPRENDEDORES.