Bono Asegurado – Qué es, definición y concepto | 2022


Un bono protegido o cédula hipotecaria es un bono emitido por una entidad financiera y cuyo respaldo es una serie de activos de dicha entidad que sirven de aval.

Es por consiguiente un tipo de activo financiero que permite al inversor obtener una rentabilidad ya la entidad financiera emitir deuda. Por otra parte, cuenta con una aval que se fortalece al estar constituida por activos de la entidad emisora.

Los haberes suelen ser cédulas hipotecarias, con la casa como aval, o cédulas territoriales, en las que la aval es la agencia a la que se concedió el crédito. Por consiguiente, la seguridad de la inversión se ve reforzada gracias a la inscripción solvencia.

Características de un bono protegido

Veamos algunas de las características más relevantes de un bono protegido.

  • En primer empleo, los haberes que sirven de aval no forman parte del patrimonio de la entidad. De esta forma, no podrán ser reclamados por terceros en caso de bancarrota.
  • Por otra parte, la entidad está obligada a proporcionar toda la información relevante y detallada al inversor, por lo que éste debe estar plenamente informado.
  • Pueden ser emitidos con plazos de amortización fijos (hard bullet) o variables, con posibilidad de prórroga en algunos casos (shoft bullet).
  • El compensador de la billetera puede ser un regulador independiente u oficial.
  • El inversor tiene dos derechos garantizados. En primer empleo, sobre el propio emisor y, en segundo empleo, sobre los haberes que garantiza.
  • Los bonos tienen condiciones de repago o vencimiento que son independientes de la bancarrota del emisor.
  • El regulador decide qué tipo de negocio puede incluirse en la aval. Por otra parte, cuando se tráfico de hipotecas, hay dos categorías. La de quienes financian menos del 80% de su vivienda habitual o el 60% de un circunscrito comercial, o de quienes financian porcentajes superiores.

Descuento garantizada en España

Hay que aseverar que en España las garantías son principalmente hipotecas o certificados territoriales. Por consiguiente, las primeras están reguladas por la Ley 2/1981, de 25 de marzo, por la que se regula el mercado hipotecario y, encima, existe un tipo particular de éstas que otorga una aval aún decano.

Este tipo de bono sobrevivió a la crisis financiera de 2008 de modo más consistente que otros, particularmente virulentos en España, golpeando los precios de la vivienda en lo que se conoce como «el tapia de ladrillos». Por ello, estos productos han cobrado gran relevancia como refugio.

Bonos garantizados en la Unión Europea (UE)

La UE ha regulado estos productos financieros en su Directiva (UE) 2019/2162. Esto afectó los haberes que servían de aval, ampliando las posibilidades. Por consiguiente, se permitía su origen fuera de la UE y el uso de derivados, entre otros aspectos.

A cambio, aumenta la supervisión a través de sus propios reguladores. Por otra parte, con la aparición de la pandemia a Europa (en la primavera de 2020), provocada por el COVID-19, los bancos han emitido más de 40.000 millones de euros en este tipo de cédulas hipotecarias en la UE.



Source link

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com