Avalista – Qué es, definición y concepto | 2022


El sirviente es parte del pacto de fianza. Se obliga con el reclamante de la obligación principal a reforzar el cumplimiento de la deuda en caso de que el deudor no pueda hacer frente a ella.

Es proponer, el fiador es la persona que se compromete a abonar o cumplir una obligación por cuenta de un tercero si esa persona no lo hace. Tiene una obligación subsidiaria con el reclamante.

El pacto es con el reclamante y no con el deudor. Esto significa que no se requiere la autorización del deudor para destinar la fianza. La fianza será eficaz y válida aunque el deudor no tenga conocimiento de ella.

Características del fiador

Las características principales son:

  1. Adminículo: Su función no es cumplir con su deuda, sino reforzar la deuda de otra persona si esa persona no la cumple. Por eso es una obligación accesoria.
  2. Subsidiariedad: la obligación sólo se aplicará cuando el deudor de la obligación no la cumpla.
  3. Inconveniente: Sólo puede obligarse la deuda entre reclamante y deudor. En otras palabras, si el deudor tiene una deuda de $100 y no es responsable de ella, no se puede exigir al fiador que pague más de esa cantidad.
  4. Puede ser de carácter caritativo: Aunque el vínculo tiene un carácter puramente subsidiario, puede pactarse solidariamente. Esto quiere proponer que el reclamante, para satisfacer su deuda, puede acudir indistintamente al deudor o al fiador.

Requisitos

Los supuestos que se deben satisfacer son:

  • Tener suficiente capacidad financiera.
  • No se requiere una determinada posición económica, pero si ser solvente.
  • La fianza es una aval personal, lo que implica que respondes con todo tu patrimonio de la deuda garantizada.

Agonía

La obligación se extingue por las siguientes circunstancias:

  • Si la obligación principal se extingue, es proponer, el deudor paga su deuda al reclamante. En este caso la restricción queda sin objeto y se extingue la obligación del fiador.
  • Confusión: si fiador y deudor acaban siendo la misma persona, la fianza dejará de existir. Por ejemplo, si el deudor fallece y el fiador lo hereda, sería a la vez deudor y fiador y por lo tanto el vínculo se extinguiría quedando irresoluto la obligación principal.

Relación deudor – fiador – reclamante

Veamos la relación entre los siguientes actores:

  1. Con el reclamante: con el reclamante es con quien se celebra el pacto de aval. El reclamante no puede pedir el suscripción de la deuda sin haberlo pedido previamente al deudor y que el deudor no haya cumplido la obligación. Para ello, el fiador cuenta con una superioridad conocida como superioridad de ejecución hipotecaria. Este beneficio implica la negativa a cumplir la obligación cuando los riqueza del deudor no han sido perseguidos por el reclamante. Encima, puede indicar al reclamante riqueza del deudor que no ha solicitado como suscripción de la obligación.
  2. Con el deudor: el fiador y el deudor no tienen pacto. Pero el fiador tiene dos acciones que puede ejercitar contra el deudor aunque no haya celebrado con él pacto alguno.
    1. Batalla significativa: consiste en el hecho de que el deudor exime al fiador de la obligación de cumplir la obligación de hacer frente a la deuda.
    1. Batalla de repago: consiste en que, una vez pagada la deuda por el fiador, éste puede exigir al deudor el valor total de la deuda que ha pagado por él más los intereses legales.



Source link

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com