Patrimonio Bruto – Qué es, Definición y Concepto | 2022


El patrimonio neto bruto es aquel valía total, sin deducciones ni correcciones, que pertenece a una persona o empresa.

En otras palabras, se refiere al conjunto de beneficios que se poseen independientemente de cómo se hayan obtenido los beneficios o si, por el contrario, tienen deudas relacionadas.

Un caso frecuente en el que se suele calcular el patrimonio bruto es cuando queremos referirnos al valía de nuestra vivienda, que en la mayoría de los casos lleva adjunta una deuda hipotecaria. Es asegurar, si nuestra casa vale 100.000€, pero todavía tenemos una hipoteca de 25.000€ por retribuir, el valía neto de nuestro patrimonio en este caso sería de 75.000€, mientras que su valía bruto sería de 100.000€.

¿Para qué se utiliza el patrimonio bruto?

Este tipo de cálculo patrimonial es fundamental para el sector conocido, ya que a partir de este valía se pueden realizar reducciones, deducciones o descuentos de impuestos y tasas.

Es asegurar, si vamos a fallar al hacienda conocido que tenemos 2 viviendas por un valía total de 250.000 euros, ese debe ser el valía bruto. De esto no debemos sustraer deudas o posibles embargos, ya que, si se ha de hacer o no una deducción, el fisco se hará cargo de ello, declarando igualmente esas deudas por nuestra parte.

Por lo tanto, la riqueza bruta es un actor secreto en la manifiesto de beneficios en cualquier país que tenga un sistema tributario.

Equidad vs equidad

Para interpretar satisfactoriamente el término, es necesario aclarar cualquier tipo de confusión con su lectura ‘neto’, más frecuente en el ámbito contable y financiero.

La forma de calcular uno y otro sería la venidero:

Si, por un banda, el patrimonio bruto es el conjunto de todos los activos pertenecientes a una entidad (activo), el patrimonio no será más que esa misma serie de activos restando, a su vez, las deudas que estén relacionadas (pasivo). .

Ejemplo de equidad

Delante una empresa que quiere poner a la cesión un camión, pretende aprender si la operación será rentable o no.

A tal impacto, la sociedad deberá tener en cuenta el valía bruto y neto del activo, las correspondientes deudas, la amortización aplicada, el valía de mercado y los impuestos a retribuir.

Los datos serían los siguientes:

  • Valencia bruto: 50.000 €.
  • Patrimonio neto: 25.000 euros
  • Préstamo transporte en régimen de servidumbre: 5.000 euros.
  • Amortización aplicada: 20.000 euros.
  • Tasa pública del 10% por la cesión.
  • Valencia de mercado: 35.000€

Así, si el camión sale a la cesión por 35.000 euros, tendremos que restar el préstamo vinculado (5.000 euros) y el impuesto conocido sobre las ventas (3.500 euros = 35.000 * 10%). La cantidad final a depositar sería de 26.500 € (35.000-5.000-3.500), 1.500 € más que su patrimonio neto según las cuentas de la empresa (25.000 €).

Si solo conocieras el valía neto y quisieras aprender el valía bruto, al valía neto le sumamos la amortización aplicada (20.000 euros) y el préstamo relacionado:

Dos

Junto a señalar que la depreciación contable se considera una reducción de activos, por lo que debe tenerse en cuenta en el cálculo.



Source link