Título nominativo – Qué es, definición y concepto | 2022


Un valor nominativo es aquel documento de crédito que especifica qué persona natural o jurídica es responsable de la deuda emitida. se trata de un acuerdo escrito por medio de un documento o contrato.

En otras palabras, el valor registrado establece las reglas y componentes de la transacción, los cuales, al momento de la suscripción, aceptan efectivamente las condiciones pactadas.

Por tanto, el título nominativo sirve para reconocer la deuda, establecer las condiciones pactadas por escrito y aplazar el pago de común acuerdo.

Características del título nominativo

El principal objetivo de este tipo de títulos es dar a conocer y dejar constancia clara del deudor a quien se vincula la deuda.

Las personas que conoces están en el campus.

Para que aprendas mucho más sobre finanzas, inversiones y el mercado de valores, hemos creado el Campus de Economía. Una plataforma de videocursos, diseñada para que aprendas de forma divertida con contenidos prácticos y divertidos.

La suscripción cuesta 14 dólares y te das de baja cuando quieras.

Esto hace que la transferencia entre personas físicas o jurídicas de este tipo de valores sea más complicada o menos atractiva que otros tipos de valores. En ocasiones, de hecho, suelen tener cláusulas de exclusividad en las que se establece que no se permite la venta o cesión del título.

También en este tipo de operaciones es importante conocer la normativa de las entidades financieras que lo respaldan, ya que si bien el acreedor y el deudor pueden ser, por ejemplo, personas físicas (autónomos y trabajadores privados), el banco o entidad financiera que emitir y/o aceptar el documento lo hará de acuerdo a sus propias reglas y condiciones.

Tipos de valores

Entre los títulos, los más conocidos son:

  • Título a la orden.
  • Bono al portador.
  • Título del nombre.

En primer lugar, cabe señalar que los títulos nominativos y consuetudinarios son muy similares. Lo único que los distingue es que en la práctica la titularidad del encargo suele ser menos restrictiva en cuanto a la venta o transmisión y que se lleva un registro nominativo, en ocasiones público, de sus partícipes.

Los valores al portador, en cambio, son más fácilmente transmisibles, ya que, como su nombre lo indica, el portador de los mismos será el propietario que podrá liquidar dicho valor. Cabe señalar que, en algunas entidades financieras o bancarias, estos valores generalmente no son emitidos ni aceptados para su liquidación.

Ejemplo de título de nombre

Ante la venta de un inmueble en Madrid, el aún propietario solicita al notario que le pague la cantidad pactada mediante cheque personal a su nombre.

Esto significaría que, si el bien se ha vendido definitivamente por 500.000 euros, el cheque bancario debe estar a su nombre y la creación y, por tanto, su transmisión, debe registrarse en un acta notarial.

Así, el comprador del inmueble será el acreedor, el vendedor el deudor y el canal de la titularidad será la propia entidad financiera o bancaria.



Source link